Noticias destacadas

|

Solicitud de disculpas. Por Jorge Dip.

 

Como responsable de los contenidos periodísticos del sitio web www.caynet.com.ar, siento la responsabilidad ineludible de escribir unas líneas a modo de disculpas por la publicación de contenidos innecesarios y que abundaban en detalles en la noticia policial del pasado viernes 3 de febrero.

Si bien los mismos constaban en la denuncia y eran veraces cometí el gran error, no sólo profesional, sino personal de brindar en el inicio de la noticia datos que sumaron un dolor a la tragedia que sufría esta familia.

Puede que este escrito llegue tarde, que el daño sea irreparable, pero antes de escribir y publicar esta nota, creo que le debía una aclaración de manera personal a Georgina Desiderio y por su intermedio a sus hijas y familiares. Luego de hablar con esta maravillosa mujer y de dialogar con mucho respeto porque es un ser especial sentí que no alcanzaba con hacerlo de modo personal sino que como medio de comunicación (con nuestras fallas y equivocaciones), tenía que realizarlo de manera pública. Si bien uno debería aprender de los errores, siento que nadie, y mucho menos una familia de bien, merecía estar expuesta por una equivocación como la que cometí.

No pretendo justificar mi accionar, ni quitarme responsabilidad, ni buscar excusas o pretextos. La información llegó a la redacción y no tuve la capacidad periodística ni la sensibilidad humana para omitir.

Hablo en primera persona, porque Caynet es un medio de comunicación, y no voy a esconderme como si fuera algo abstracto desentendiendome del tema. Porque el resto del equipo no tiene nada que ver con esta imprudencia que me tuvo como protagonismo.

Aunque no lo parezca, entiendo que la familia y sus seres queridos estén enojados, dolidos y no me alcanzará la vida para pedirles mil veces disculpas.

Desde ese día me arrepiento de no haberme detenido a releer los datos cien veces más, de no haber reaccionado a tiempo y de no haber tenido la capacidad de medir las consecuencias. Y de haber alimentado y darle las excusas a quienes se detienen en los detalles no por preocupación sino para ver quien sabe un poco más a la hora del chisme.

Espero de todo corazón que estas palabras sirvan para que la disculpa personal, ahora sea pública, porque fundamentalmente están destinadas a la familia, pero los lectores que se sintieron justamente ofendidos, puedan perdonar este tremendo error.

 

Jorge Dip.

Director de Contenidos www.caynet.com.ar