Noticias destacadas

|

El ciclista sancayetanense Pepe Serrano completó su viaje de 10 mil kilómetros

 

Arnoldo «Pepe» Serrano recorrió casi 10.000 kilómetros en bicicleta, en tres tramos, desde junio de 2016 hasta este viernes 19 de mayo de 2017. «Pepe» está radicado en Concordia hace unos 40 años, nacido en San Cayetano, provincia de Buenos Aires y criado sobre las costas de Necochea, papá de tres hijos, dueño de un reconocido comercio de la ciudad y, sobretodo, un aventurero.

 

A sus 79 años, Pepe integra el grupo de cicloturismo local, pero decidió emprender varios viajes solo. «Los integrantes del grupo de cicloturismo son muchos mas jóvenes que yo, lo que me demanda mucho esfuerzo físico, por lo que decidí abrirme por mi cuenta» dice a EL HERALDO. 

Todo comenzó en junio de 2016 cuando programó «la vuelta a Entre Ríos», la que le llevó unos 1100 kilómetros y 16 días aproximadamente, saliendo hasta Chajarí, recorriendo el norte de la provincia, la costa del Río Paraná, volviendo a Concordia luego de su paso por Gualeguaychú. Una vez finalizada esta, programó «la vuelta al Uruguay», la que costaría unos 2200 kilómetros, el doble que la anterior. Mientras planificaba ese viaje, «se me ocurrió unir el Océano Atlántico con el Pacífico» cuenta Pepe. «La planificación la haces pueblito por pueblito viendo la cantidad de kilómetros que tenes que hacer» recomienda.

 


La vuelta a la República Oriental del Uruguay se vio interrumpida por el cumpleaños de uno de sus hijos en Gualeguaychú y el de una de sus nietas en Santa Fe, pero lo que Pepe resalta es el apoyo incondicional de la familia, por eso es que no se pierde ninguna reunión familiar. Una vez culminadas las obligaciones, retomó su viaje. Volvió donde había cortado, Carmelo, Uruguay, para darle fin después de 30 días. Este viaje se concreto entre octubre y noviembre del año pasado.

El 18 de enero comienza su odisea de unir el Atlántico con el Pacifico. Primero fue Paraná, luego Santa Fe, Rosario, Río Cuarto, Villa Mercedes, entre otros pueblo, hasta llegar a Mendoza. Pasó a Chile por Las Cuevas, bajando por los caracoles chilenos, «lo haría 100 veces si pudiera» recalca Pepe. Con un cambio de ruta imprevisto, llegó a Concón, Reñaca, Viña del Mar, Valparaíso, hasta llegar a Santiago. «La idea no era no volver por el mismo camino, así que cambié la ruta sobre la marcha» cuenta.

 


Luego de su repentino cambio de ruta, con su equipo completo, que pesa, incluyendo la bicicleta, más de 70 kilogramos, emprendió viaje desde la capital chilena hacia Osorno, luego Puerto Varas y Puerto Montt, llegó a Argentina por Samoré y de ahí a Villa La Angostura, recorriendo el camino de los Siete Lagos llegó a Zapala, pasando por San Martín y Junín de los Andes, todo en la provincia de Neuquén. Cruzó por la provincia de Río Negro, recorriendo General Roca, Villa Regina, Choele Choel, Río Colorado hasta llegar al sur de Buenos Aires, a Bahía Blanca, luego de pasar por Sierra La Ventana, para llegar al centro de la provincia. Recorrió General Lamadrid, pasando por su ciudad natal, San Cayetano, de ahí fue a Necochea, localidad que lo vio crecer. Después de su paso por toda la Costa Atlántica, y sus 5500 kilómetros, Pepe retomó el camino a casa, Concordia, y lo que resalta es que «lo ha acompañado la salud y la genética». 

«En resumen, las tres travesías suman unos 9250, en 144 días, en solitario pero acompañado, las redes sociales, los contactos por teléfono y la solidaridad de la gente en el camino, hicieron el paseo más placentero» recuerda Pepe. «En realidad son cuatro dice, en medio de la vuelta a Entre Ríos y al Uruguay, fui y vine a Gualeguaychú».

Con una base de Nueces, pasas de uvas, almendras y mucha, mucha agua, alimentándose con lo que se iba encontrando a su paso, Pepe volvió a su casa, donde los esperaban, ansiosos, amigos y familiares, previo paso por nuestra redacción, donde quedó retratado unos de los mejores momentos de esta odisea, la vuelta.

Fuente: www.elheraldo.com.ar