Deportes

|

Sportivo 0 - Atlético Miramar 4: Barco sin rumbo

 

 

Sportivo (San Cayetano) 0

Atlético Miramar 4

1 – Darío Aranguren

1 – Damián Gil

2 – Pablo Trejo (Capitán)

2 – Alejandro Portillo

3 – Nicolás Baigorria

3 – Leandro Paez

4 – Javier Amoroso

4 – Sebastián Corti

5 – Pablo Aguilera

5 – Damián Luengo

6 – Esteban Rodríguez

6 – Emiliano Coppens

7 – Lucas Cubilla Ramírez

7 – Matías Atlante

8 – Nahuel Echebarría

8 – Santiago Giuntini

9 – Eduardo Berón

9 – Leandro Petti (Capitán)

10 – Mario Aguilera

10 – Víctor Vedda

11 – Nelson Paz

11 – Franco Fama

DT: Lucio Tolosa

DT: Leonardo D’Urso

12 – Simón Alarcón

12 – Juan Emanuel Torralba

13 – Adrián Larsen

13 – Javier Inmediato

14 – Leonel Graziano

14 – Silvio Vedda

15 – Lautaro Martínez

15 – Iván López

16 – Cristian Roteño

16 – Nahuel López

 

Arbitro: Walter Torraca

 

Goles:

PT: 45’ Atlante.

ST: 4’ Atlante, 8’ Giuntini (p.) y 31’ Fama.

 

Amonestados: 35’ V. Vedda (A), 41’ Rodríguez (S), 53’ P. Aguilera (S), 73’ Coppens (A) y 79’ Roteño (S).

 

Expulsados: No hubo.

 

Cambios:

45’ Roteño x Berón (S)

57’ Larsen x Paz y Martínez x Rodríguez (S)

64’ I. López x V. Vedda (A)

75’ S. Vedda x Atlante (A)

79’ Inmediato x Portillo (A)

 

 

Sportivo de San Cayetano volvió a dejar una deslucida imagen en el Felipe Serafini al caer goleado por 4 a 0 ante Atlético Miramar por la quinta fecha del Torneo Federal C.

Aunque las chances matemáticas del conjunto dirigido por Cesar Olguín ya no le permitían soñar con una clasificación, era una buena oportunidad para mejorar el funcionamiento colectivo frente al puntero de la zona 7 de la Región Pampeana Sur, al que le había arrebatado un punto en condición de visitante.

Pero una vez más, el grupito de hinchas incondicionales que se hicieron presentes en el semi-renovado estadio no pudo disfrutar de un espectáculo que, por el estado del campo de juego, sugería que era la tarde ideal para el despegue.

El planteo del local quedó a mitad de camino entre un equipo con ambiciones ultraofensivas y otro de más manejo de pelota para llegar con posibilidades al arco contrario.

 

 

El rival, bien plantado desde el minuto cero, hizo circular la pelota al ras del césped todo el tiempo que quiso casi sin oposición. Contó con un tándem que se conocía a la perfección confeccionado por Santiago Giuntini y Sebastián Corti que se cansó de encontrar espacios entre la defensa de Sportivo para habilitar a los peligrosísimos Leandro Petti y principalmente Matías Atlante.

Mientras más transcurrían los minutos, más se notaba que el que propondría sería Atlético Miramar buscando tres puntos que le aseguraran la clasificación a la siguiente fase.

Casi en el comienzo Darío Aranguren cerró su arco al atenazar una pelota que, en el mano a mano con Víctor Vedda, parecía tener las de perder.

A los 13 minutos fue Atlante quien de furibunda volea elevó por sobre el travesaño una pelota que le había quedado servida tras el mal control de Petti.

Cuando, a los tumbos, Sportivo llegaba al arco rival, recibía una y otra vez contras que no eran letales solamente por alguna salvada providencial o impericia en la definición, tal como sucedió con Petti que no confió en algún compañero mejor ubicado.

 

 

Recién a los 19 minutos el “albirrojo” llegó a inquietar el arco de Damián Gil con un cabezazo poco certero que intentó el batallador Eduardo Berón.

Poco después llegó una jugada que, terminando en gol, fue anulada por posición adelantada por el juez Wálter Torraca, dejando muchas dudas de si la decisión había sido la correcta.

Tanto con mucho control de pelota como de contragolpe seguían sucediéndose las ocasiones para Atlético Miramar, aprovechando las espaldas de una defensa desequilibrada. Primero fue Atlante el que definió cruzado y sin puntería ante el achique de Aranguren. Luego Petti, que inquietó mucho pero no acertó nunca, cabeceó en soledad entrando al área chica un gran pase de Giuntini.

Pablo Trejo, jugando en la posición de volante por derecha, no conseguía conectarse con Nicolás Baigorria de la manera en que su equipo lo hubiera necesitado y Nelson Paz, de falso enganche, era absorbido por los marcadores rivales.

 

 

A los 36 minutos se juntaron Giuntini y Corti para que este último culminara la jugada rematando sin la debida convicción a las manos del arquero.

Segundos después un mal cálculo de Aranguren le posibilitó el remate a Giuntini que desde la medialuna del área efectuó un zurdazo que no pareció propio de él.

 

 

En el tramo final de la etapa, cuando el miramarense largamente merecía haber abierto el marcador, sucedió lo lógico. La advertencia estuvo en el tiro libre que ejecutó Atlante de manera casi perfecta para convertir a Aranguren en un espectador privilegiado que observaba como la pelota impactaba en ángulo derecho de su arco.

Dos minutos después, de un córner ejecutado por Giuntini, Petti ganó en el aire ante las manos del “uno” y el balón le quedó servido a Atlante quien con una palomita en el área chica rompió el injusto cero a cero.

 

 

Si bien era una diferencia exigua, resultó el mazazo que terminó de liquidar a Sportivo, que en el segundo tiempo cambió a Berón por Cristian Roteño, arrancó desconcertado y sufrió las consecuencias.

Solamente se jugaban tres minutos cuando Petti habilitó nuevamente a Atlante, esta vez en la medialuna del área, para que éste disparara a contrapierna y aumentara el marcador con el 2 a 0.

Cinco después el juez Torraca vio claramente como Pablo Aguilera tocaba la pelota con la mano dentro del área y marcó correctamente el penal que Giuntini se encargó de cambiar por gol.

 

 

Con vergüenza deportiva el “albirrojo” intentó quemar los últimos cartuchos desde los pies de Baigorria. Desde el sector izquierdo de su ataque buscó el arco en tres oportunidades pero el arquero Gil agigantó su figura para no conceder goles.

Si bien el local consiguió disputar más la posesión de la pelota, los ingresos de Lautaro Martínez y Adrián Larsen poco modificaron lo que se había visto hasta ese entonces. A los 17’ fue Roteño el que quedó mano a mano con Gil aunque sin poder vulnerar su valla.

 

 

Los minutos pasaban lentamente y fue en el 31 cuando preciso un pase por arriba de la defensa encontró a Franco Fama de frente a un Aranguren que había salido desesperado a remendar lo que sus compañeros no conseguían. La lucidez del volante le permitió picarle la pelota desde afuera del área para abultar aún más el resultado.

Nada quedaba por hacer más que esperar el pitazo del juez, que llegó luego de que el incansable Petti perdiera un mano a mano con Aranguren en el minuto 44 y posteriormente que Mario Aguilera salvara su arco una vez que el “nueve” había dejado a todos atrás y se preparara para hacer el suyo.

 

 

El 4 a 0 resultó inapelable por lo que a Sportivo solo le resta esperar que termine este torneo pesadillesco con el enfrentamiento, también como local, de la semana entrante ante el otro clasificado, Juventud Unida de Nicanor Otamendi.

 

Otro resultado:

Juventud Unida (Nicanor Otamendi) 1 – Ministerio (Quequén) 0