Cultura

|

La Revolución de Mayo en el Museo

Con variadas actividades artísticas, el sábado último se vivió una verdadera revolución en el Museo “Faustino Queipo”. Las salas del lugar se vieron desbordadas de vecinos que se acercaron a compartir una tarde/noche diferente.

Al recorrer las instalaciones los visitantes pudieron observar los trabajos realizados por alumnos del Jardín Nº 901 - turno tarde.

Diferentes carretas en miniatura creadas con mucha dedicación, escarapelas confeccionadas por toda la familia decorando una pared y las tareas de las lavanderas a la orilla del río dieron muestra del empeño y compromiso con que se trabajó en el Jardín esta fecha patria.

Luego de la entonación del Himno Nacional Argentino, acompañado por la proyección de un video con imágenes de la ciudad, llegó el momento artístico. Acompañadas por directivos de la institución y las señoritas Mónica Clausen, (sala de 5 años), Jesús Acuña (sala de 3) y Luján Montenegro (sala multiedad de 3 y 4), algunos niños del Jardín recrearon aquellos tiempos donde se usaban las carretas.

“Hace mucho tiempo, en la época de la Colonia, en ciertos lugares, algunas personas usaban para moverse un transporte que se llamaba carreta. Para confeccionarla empleaban todo un árbol; sobre un eje iba colocada una especie de arca gigante. Ésta iba cubierta de cueros de vaca y cerrada por tres lados, menos por delante.

Adentro, el carretero amontonaba toda la carga, le ataban tres yuntas de bueyes y viajaban en caravana de diez o quince carretas caminando lentamente. Llegada la noche, junto a un pastizal, tomaban sus precauciones para ponerse a cubierto de dos especies de enemigos: los indios y los tigres.

Se disponían en círculo y encendían el fuego para asar carne y espantar a las bestias feroces. Después de unos ricos mates, las chinas se recostaban a descansar mientras los gauchos cuidaban el lugar.”

Con la lectura de ese texto, los pequeños ingresaron al andén vestidos con atuendos de época remolcando carretas de buen tamaño, tomaron mate en ronda y luego bailaron una chacarera.

Seguidamente se presentó “Voces Nuestras” y su música folclórica, la alegría característica del grupo Papelnonos (previo a su intervención en el Senado provincial), y José “Canario” Noordermer con letras de su autoría.

Por su parte, Jorge Dip regaló a los presentes (con un escrito propio) un homenaje a un hombre que dejó su huella en San Cayetano: Tarcizo, el lechero.

Finalmente se presentaró "Entre tinta y lágrimas....el amor entre María Guadalupe Cuenca y Mariano Moreno", un acercamiento al radio teatro a cargo de integrantes del Taller de Narración Oral, coordinado por Marcelo Musarra.

Prensa Municipalidad de San Cayetano